X

Información actualizada sobre casos de clientes, tendencias y mejores prácticas del mercado minorista, todo en español.

Cómo Eliminar Costos con Soluciones para Retail en la Nube

Jeff Warren
Vice President, Solutions Management
El sector de retail conforma una red global y compleja de marcas, establecimientos y cadenas de suministro interconectadas. Sin embargo, puede que resulte más fácil de entender si reducimos sus procedimientos operativos a un concepto común: la memoria muscular.

Cada año, los retailers se preparan para los habituales picos de selección de personal durante las vacaciones, los ajustes de inventarios estacionales y las comparaciones de métricas interanuales. Dada su naturaleza, el mundo de retail se encuentra delimitado, a la par que impulsado, por la predictibilidad de su estructura y sus prácticas. Es un sector en el que las acciones de las marcas se basan casi en exclusiva en lo que ha funcionado o no en el pasado, es decir, en su memoria muscular. Sin embargo, este enfoque no implica que esta industria sea inmune a la innovación, sino todo lo contrario: significa que, para que se produzca esa innovación generalizada y revolucionaria, se requieren circunstancias más extremas.

Lamentablemente, la magnitud de la pandemia se ha convertido en mucho más que eso.. En los últimos meses, la cadena de suministro mundial ha sido víctima de una transformación total del statu quo, en cuyo epicentro se sitúa una desconexión de datos. Dado que algunas tiendas aún no han abierto sus puertas en todo el país y que la mayoría de las compras proceden del comercio electrónico, los datos de ventas físicas —en los que se fundamentan las decisiones de compra y planificación de los retailers— prácticamente son inexistentes. Este vacío de datos atrofia la memoria muscular y obliga a los minoristas a afrontar nuevos retos y requisitos de los consumidores, como mantener la distancia social.

Sin esa memoria muscular, no es de extrañar que muchos retailers encuentren dificultades para resolver estos problemas. Antes de la pandemia, las principales preocupaciones del sector —como el Black Friday o la campaña de la vuelta al cole — muchas veces se resolvían poniendo las personas en el centro de la cuestión. Sin embargo, ante las restricciones operativas de los establecimientos y los menores flujos de ingresos, los retailers se ven ante la tesitura de hallar un nuevo camino a seguir y su primera opción debería ser la nube. En el ojo de esta tormenta perfecta de revoluciones en el sector, el cambio a la nube podría proporcionar a los retailers las capacidades necesarias para sobrevivir.

Velocidad Total

No hay que olvidar que, al principio de la pandemia, muchas marcas no disponían de servicios de entrega de pedidos a domicilio sin contacto ni de la capacidad para procesar pedidos en línea. En abril, los retailers se afanaban en desarrollar nuevas formas de atraer y retener clientes; de hecho, muchos de ellos trabajaron sin descanso para implementar dichas estrategias. Brendan Witcher, de Forrester, lo bautizó como la ” Estrategia de Cinta Adhesiva“. Se logró improvisar en apenas días o semanas una tecnología cuya implementación requiere, por lo general, meses. Sin embargo, para demasiados retailers, la tasa de innovación no se adelantó al ritmo de propagación de la pandemia. Recientemente, en un webinar en inglés, Chris Brook-Carter, de RetailTrust, comentó que cinco años de innovación se concentraron en cinco meses. Probablemente algunos retailers ya no percibían ingresos cuando lograron establecer sus sistemas de pedidos en línea.

La pandemia exige que estos profesionales respondan a sus entornos con la misma inmediatez con la que estos evolucionan. Con el paso a la nube, los retailers pueden ahorrarse el largo proceso de implementación convencional y generar valor en apenas semanas. Con las soluciones de retail en la nube, la gestión del cambio se puede simplificar: los retailers pueden acceder a todas sus capacidades siempre que lo requieran y recurrir a un partner tecnológico para dar soporte a las soluciones que necesitan en tiempo real, sin necesidad de tener que acudir físicamente. Ya hemos visto que, en una pandemia, la velocidad es imprescindible y ha llegado el momento de estar a la altura.

Menos Puede Ser Más

El sector de retail opera con márgenes que plantean auténticos retos. La mayoría de las marcas sencillamente no se pueden permitir cometer errores durante un periodo de tiempo prolongado: su complicada situación financiera exige que casi todas sus inversiones resulten rentables. Dicha situación financiera ha empeorado y es posible que ya no dispongan de alternativas para contener un posible colapso de sus finanzas.

Sin embargo, al trasladar los datos financieros y organizativos a la nube, las marcas pueden desprenderse de parte del trabajo manual, como la entrada de datos o la gestión de procesos, que normalmente dificultan aún más estos márgenes. Resulta tentador resolver esta situación con soluciones temporales y mediante la asignación de más horas de trabajo y más responsabilidades a los trabajadores . Sin embargo, la realidad nos demuestra que no es una alternativa sostenible ni financieramente viable, incluso para aquellos retailers con la liquidez y los recursos suficientes para mantener el ritmo. La nube, por otro lado, capacitar a los minoristas para que se ajusten en tiempo real, para que el equipo pueda centrarse en actividades que reporten más valor al negocio.

Lidiar con los Efectos de los Golpes

Tal vez el valor principal de los sistemas basados en la nube sea la facilidad con la que permite a los minoristas mejorar su toma de decisiones y su flexibilidad. Al poder acceder a años de datos de ventas e inventarios en cuestión de segundos, la inteligencia artificial (AI) basada en la nube nunca lo había tenido tan fácil para identificar patrones y anomalías en los datos y generar inmejorables recomendaciones estratégicas de respuesta rápida. En esta época insólita, los retailers pueden acceder rápidamente a información relevante de los últimos meses, lo que les permitirá compensar el vacío de datos y abordar las anomalías en los pronósticos.

Considere el sector de la alimentos: los supermercados aún disfrutan de un nivel de ventas óptimo, pero el método no es el mismo que hace unos años. En lugar de almacenar productos en pasillos, los empleados los toman directamente de los palés y los preparan para los pedidos a domicilio mediante entregas sin contacto. Con una combinación de hábitos de compra tan heterogénea, las tiendas de alimentación se han visto obligadas a adaptar de forma inmediata sus procesos de gestión de inventario. En caso de que no puedan hacerlo, corren el riesgo de que el trabajo manual se antoje ineficaz, lo que lastrará la rentabilidad. Las soluciones para retail en la nube son la tecnología que puede permitir a los supermercados y a otros retailers adaptarse más rápidamente a su nueva realidad, sea cual sea.

Rumbo Hacia lo Desconocido

A medida que los retailers evolucionan, deben entender que existe una manera más eficaz de gestionar sus negocios y esta comienza con permitir que los procesos de inteligencia artificial (IA) en la nube controlen todo lo que no quieren —o no se pueden permitir— gestionar ellos mismos. De esta forma, las marcas podrán contar con más margen para volver a su terreno de juego y rendir al máximo, pasando de ejercitar la memoria muscular a poner en práctica la resistencia y la agilidad.

Descubra las soluciones en la nube de Oracle para retail.

Be the first to comment

Comments ( 0 )
Please enter your name.Please provide a valid email address.Please enter a comment.CAPTCHA challenge response provided was incorrect. Please try again.