domingo jun 19, 2011

La búsqueda de la eficiencia como Santo Grial de las TIC sanitarias

Las XVIII Jornadas de Informática Sanitaria en Andalucía se han cerrado el pasado viernes con 11.500 horas de inteligencia colectiva. Aunque el cálculo supongo que resulta de multiplicar las horas de sesiones y talleres por el número de inscritos, lo que no sería del todo real ya que la asistencia media calculo que andaría por las noventa personas, supongo que refleja el global si incluimos el montante de interacciones informales que el formato y lugar de celebración favorecen.

Mi resumen subjetivo es que todos somos conscientes de que debemos conseguir más eficiencia en y gracias a las TIC y que para ello hemos señalado algunas pautas, que los asistentes, en sus diferentes roles debiéramos aplicar y ayudar a difundir.

En esa línea creo que destaca la necesidad de tener muy claro de dónde se parte y qué se quiere conseguir, para lo que es imprescindible medir y que las medidas ayuden a retroalimentar al sistema en orden de conseguir sus objetivos.

Y en este sentido, a nivel anecdótico, quisiera dejar una paradoja que se presentó sobre la eficiencia: partiendo de que el coste/día de hospitalización es mayor al principio que los últimos días de la estancia, si se consigue ser más eficiente y reducir la estancia media, se liberarán últimos días de estancia que se utilizarán para nuevos ingresos, lo que hará que el número de primeros días de estancia aumente el coste económico total. En este caso mejoraríamos el servicio a los ciudadanos pero aumentaríamos el coste, salvo que se tomasen acciones para redimensionar la oferta hospitalaria bajando el coste y sin mejorer la calidad.

También fue tema destacado la posibilidad/necesidad de aprovechar las capacidades de las TIC para realizar cambios estructurales y hacer que la medicina pase de ser reactiva a proactiva mediante alarmas que facilitasen que se actuase antes de ocurra el problema grave.

Otro tema que se trató fue la necesidad real de corresponsabilizar de verdad al ciudadano, gracias a las enormes posibilidades a bajo coste que ofrecen las TIC, asumiendo un proceso hacia la salud colaborativa que tiene muchos retos por delante pero también muchas más oportunidades. Y la carpeta del ciudadano, emergente en varios proyectos e ideas, es un paso en ese aspecto.

Un tema que levantó pasiones fue cuando la Directora Gerente del Sergas se quejó de que los proyectos TIC eran lentísimos. Desgraciadamente su agenda no le permitió quedarse al debate que fue bastante intenso en el que salieron temas como el larguísimo proceso administrativo, las especificaciones cambiantes, los diseños a medida, etc como factores más allá de la eficiencia especifica de los profesionales TIC involucrados en los proyectos.

Y por último quiero citar un tema muy interesante en línea con lo hablado en las jornadas sobre la necesidad de medir: el Índice SEIS. La idea es definir una serie de criterios agrupados en grandes líneas y con un desglose fino que monitorice la aportación de las TIC en la mejora de la salud y la sanidad. Nos presentaron unas versiones previas con debate aún abierto entre dos grandes enfoques, partiendo desde los grandes objetivos hasta los procesos o partiendo desde los procesos hasta los objetivos. La discusión no es sólo académica, ya que influye en los parámetros a establecer. La buena noticia es que está bastante avanzado el trabajo y que pronto los servicios de salud podrán tener una herramienta de comparación basada en la realidad nacional.

Para los interesados, varios asistentes hemos ido tuiteando las jornadas, por lo que el que quiera conocer un poco más detalles puede ir a Twitter y buscar la etiqueta #jisa18 y empezando del más antiguo al más moderno se puede hacer un seguimiento con puntos de vista subjetivos sobre lo allí ocurrido.

No puedo dejar de hacer un par de autocríticas, ya que soy miembro de la SEIS. La primera es sobre el portal de la SEIS que no ha tenido la interactividad que unas jornadas como estas necesitaban. Pronto empezará a tener documentos y análisis de lo allí ocurrido y luego vendrán las crónicas y análisis más cocinados en la revista I+S. Pero en la segunda década del siglo XXI se necesita bastante más.

La otra es sobre la no deseada poca presencia de usuarios de las TIC sanitarias en los roles de profesionales sanitarios y ciudadanos usuarios de los sistemas de información sanitarios. Tenemos que ser proactivos para que acudan en número significativo, ya que si no estamos en riesgo de ser unos TIC-sanitarios absolutistas: todo para los usuarios pero sin los usuarios.

<script src="http://platform.twitter.com/widgets.js" type="text/freezescript"></script>



viernes may 21, 2010

Detalles Jornadas Reflexión Presente y Futuro del SNS (2/3)

<script type="text/freezescript">var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : "http://www."); document.write(unescape("%3Cscript src='" + gaJsHost + "google-analytics.com/ga.js' type='text/javascript'%3E%3C/script%3E")); </script> <script type="text/freezescript"> try { var pageTracker = _gat._getTracker("UA-4618459-4"); pageTracker._trackPageview(); } catch(err) {}</script>

En la anterior entrada hacía la presentación de esta jornada y un resumen ejecutivo. Como ya era suficientemente largo prometía la continuación en posteriores entradas. Esta es la segunda que cubre las primeras sesiones y dejo para otra posterior el resto de la agenda. De hecho a los más interesados les recomiendo que lean directamente la versión completa de de esta entrada pulsado "[Read More]" al final de la misma.

En la mesa de inauguración Ignacio Para, el Presidente de la Fundación Bamberg comentó el proyecto de elaborar una propuesta sobre un Nuevo Modelo de Gestión de la Salud que cuarenta expertos han empezado a trabajar con el fin de presentarlo en abril de 2011 coincidiendo con el vigesimoquinto aniversario de la Ley de Sanidad. 

Ana Aranda, vicepresidenta del CSIC destacó la importancia de la investigación básica con impacto en la prevención, pronóstico, diagnóstico y tratamiento y deseó que se potencie la colaboración con los grupos clínicos para acelerar la llegada de los resultados al paciente.

Eric Patrouillard, Director General de Lilly destacó el valor y riqueza que su empresa aporta al país con su generación de empleo, su investigación y las importantes exportaciones y críticó fuertemente las medidas de revisión de precios de patentes en vigor anunciada por el Presidente del Gobierno que las calificó de un estrangulamiento del sector ya que entrará en pérdidas por decreto desfavoreciendo la inversión y no viendo que, más que un problema, puede formar parte de la solución para ayudar a salir de la crisis.

Pablo Rivero, Director del Plan de Calidad del Ministerio de Sanidad y Política Social señaló que partimos de un SNS que merece nuestro reconocimiento tanto por su relativamente moderado gasto como por su modelo, pero que se ha de huir de la autocomplacencia.

Cree que debemos aprender a ser más competitivos en base a exportar el conocimiento que ha generado un SNS distribuido. Las TIC tienen un papel fundamental en la mejora del sistema. Cuando China y EEUU están lanzando macroplanes de apoyo a la introducción de las TIC en sanidad, en España les llevamos mucha ventaja. Y opina que aun siendo tiempos de austeridad, son tiempos de forjar un modelo competitivo de gestión de la salud para apoyar el crecimiento.

Luego se pasó a una sesión de ex-ministros. Ana Pastor, en representación del PP presentó su propuesta política.  Señaló el fin del modelo económico con la crisis financiera de estos años y comentó que aunque hay un nuevo modelo de financiación lo que no hay es más dinero. Se mostró contraria a reducir los salarios de los profesionales sanitarios, criticó que se hable sólo del gasto sanitario y no de la generación de riqueza y contrapuso la necesidad de mejor planificación, coordinación con la asistencia socio-sanitaria y unas políticas de recursos humanos que realmente primen el talento.

Desgranó un auténtico programa político en el que destacó la necesidad de apostar por los profesionales, su formación, reconocimiento y evaluación por resultados, incluyendo a los de las oficinas de farmacia. Para ello y para mejorar la coordinación asistencial y con el área socio-sanitaria manifestó varias veces la necesidad de disponer de buenos sistemas TIC

Propuso más planificación y estabilidad en el entorno del medicamento, la necesidad urgente de disponer de un buen registro de profesionales de la salud, la apuesta de la Primaria como motor de la prevención y la necesidad de reducir las desigualdades de mortalidad por regiones en las patologías más comunes. Y como medida estrella propone la creación de un superministerio de Bienestar Social que abarque Sanidad, Dependencia y Pensiones.

Bernat Soria vino a hablar de investigación y no como portavoz del PSOE y comentó que en 1986 la Ley de Sanidad consagró la evolución de un modelo de Seguridad Social a un modelo de Servicio Nacional de Salud y ha salido bien, pero que en investigación y educación las cosas no han salido bien y lo apoyó en datos abrumadores.

Recalcó la necesidad de la investigación española de subirse al tren de las patentes triádicas -las consideradas de mayor valor comercial y que son las concedidas con efectos conjuntos en las oficinas europeas, estadounidenses y japonesas. Afirmó que hay que tener infraestructuras capaces de trasferir la investigación al ciudadano y puso como argumento que EEUU es el mayor investigador en biomedicina y, sin embargo, nuestros indicadores de salud son bastante mejores y que la clave está en nuestro eficiente SNS.

Propugnó facilitar la investigación con eliminación de barreras y comentó el dramático cambio de escenario de la industria farmacéutica que  ha impulsado nuevos modelos de negocio desde una filosofía vertical (todo en casa) hasta un modelo de colaboración.

Como tendencias señaló la creación de Centros de Excelencia, la colaboración y las adquisiciones de empresas, la búsqueda del negocio en muchos pocos en vez de pocos muchos, la medicina personalizada y su reto para los SNS y una investigación canalizada a las necesidades del mercado como intérprete de las demandas sociales.

Llegó luego el turno de dos profesores en nombre de dos fundaciones de desarrollo de pensamiento en la órbita del PSOE y del PP.

Carlos Mulas, Director de la Fundación Ideas, señaló que académicamente hablando hay tres tipos de sistemas de salud: privado (EEUU), SNS (España) y Seguridad Social (Alemania), aunque todos los sistemas tienen parte de todos los modelos.

Presentó datos de cómo el gasto social en los países del primer mundo se mantiene estable con respecto al PIB en las últimas décadas, pero en la parte de sanidad todos crecen al unísono, independientemente de su modelo. Analizó los datos del SNS español y destacó la existencia de importantes desigualdades territoriales.

A largo plazo vaticina que los retos de los sistemas de salud se centrarán en la sostenibilidad, la mejora de la eficiencia y la de la equidad, todo ello en un contexto de calidad. Concluyó señalando una tendencia a convergencia de modelos híbridos, colaboraciones público-privadas, fortalecimiento del sector y creación de empleo y unas diferencias ideológicas que se detectarán en la equidad, la progresividad y la movilidad.

Mauricio Rojas, ex-diputado sueco y catedrático de la Universidad de Lund, invitado por la Fundación Faes, explicó las experiencias aprendidas del modelo sueco, algunas de las cuales podrían ser de interés para España. En los años 90, Suecia sufrió una gran crisis con un gasto público que alcanzó el 73% del PIB que hacía insostenible la situación. Hubo que hacer grandes sacrificios y un importante cambio de modelo dotando de libertad a la educación y a la sanidad para superar la crisis.

Los principios que movieron la modernización del estado de bienestar sueco fueron el pasar de la gestión pública a la responsabilidad pública, del monopolio público a la competencia y el pluralismo de proveedores y de la asignación administrativa a la libre elección.

Los cambios han mantenido un alto nivel de responsabilidad púbica (82% del gasto), un copago igualitario y solidario, un mercado único de profesionales trabajen para centros públicos o privados y Suecia sigue a la cabeza en los estándares mundiales de calidad.

Por contra, los cambios han implicado la libertad de elección y mayor accesibilidad a los pacientes, la creación de sistemas de información transparentes de resultados y de calidad de profesionales y centros, la consolidación y creación de gran cantidad de proveedores, alguno de los cuales con nivel internacional como es el grupo Capio que opera en España.



[Read More]

jueves may 20, 2010

Reflexión sobre el presente y futuro del SNS promovida por la Fundación Bamberg

<script type="text/freezescript">var gaJsHost = (("https:" == document.location.protocol) ? "https://ssl." : "http://www."); document.write(unescape("%3Cscript src='" + gaJsHost + "google-analytics.com/ga.js' type='text/javascript'%3E%3C/script%3E")); </script> <script type="text/freezescript"> try { var pageTracker = _gat._getTracker("UA-4618459-4"); pageTracker._trackPageview(); } catch(err) {}</script>

La Fundación Bamberg ha promovido una jornada de reflexión sobre el presente y el futuro de los Sistemas Universales de Salud, obviamente centrado en el español, aunque hubo una interesante conferencia sobre otro sistema como el sueco que puede aportar ideas al nuestro en algunos temas.

La Fundación Bamberg "tiene por objeto el impulso de las Tecnologías de la Salud, mediante el desarrollo de estudios y acciones en las que participan tanto colectivos afines a dichas tecnologías de los sectores farmacéutico, biotecnológico y de tecnologías sanitarias como las Administraciones Públicas, la Comunidad Científica, las Asociaciones de Pacientes y resto de agentes interesados en la salud, con el objeto de contribuir a la mejora de la salud y de la eficacia y eficiencia del sistema sanitario." Por supuesto, una importante línea de estas tecnologías son las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

El agradable marco del CSIC reunió un nutrido grupo de expertos y responsables o ex-responsables políticos del más alto nivel como contribución a un proyecto que ha lanzado la Fundación para elaborar una propuesta de un nuevo modelo de gestión de la salud, liderado por cuarenta expertos y que verá la luz en primavera del 2011 coincidiendo con el vigesimoquinto aniversario de la Ley de Sanidad. Las conclusiones de esta reunión serán una entrada más para ese informe. Más información en el blog de Ignacio Para, Presidente de la Fundación.

Pese a reunir seis Consejeros de Salud y tres ex-ministros de distintos partidos y diferentes expertos, las posiciones sobre el diagnóstico y el tratamiento han sido bastante coincidentes y las discrepancias han quedado centradas en los matices y los grados de intensidad, por lo que muchos de los allí presentes nos preguntábamos por qué ese razonable consenso se ve obstaculizado luego por feroces luchas partidistas que dificultan avanzar en reformas que parecen necesarias cuando el entorno social, económico y global ha cambiado tanto en los últimos veinticinco años.

En la web de la Fundación hay un vídeo resumen que pueden consultar en el enlace anterior. La Jornada fue muy densa y llena de reflexiones y matices que me gustaría compartir. Pero como me temo que saldría un boletín más que una entrada de blog, he decidido incluir mi resumen en esta entrada y escribir en los próximos días una o dos más con detalles de las aportaciones de los intervinientes.

Desde mi punto de vista es que el modelo español de SNS cimentado en la Ley de Sanidad de 1986 es considerado eficiente en comparación con los países del entorno. Hay un problema latente en la escasez crónica de financiación que hace que lo realmente gastado sea del orden del 15% mayor que lo presupuestado. Aún así seguimos siendo eficientes en términos comparativos.

Al igual que otros países el incremento anual del gasto es superior al PIB y vivimos en una sociedad que ha cambiado mucho en los últimos 25 años tanto en cultura social y apoderamiento del ciudadano, como en el peso creciente de las enfermedades crónicas, el aumento de la expectativa de vida, la problemática socio-sanitaria muy ligada a la de la salud, las nuevas tecnologías, medicamentos  e innovación biotecnológica, lo que todo junto ejerce una presión creciente de la demanda.

En un modelo de cobertura universal y financiación fundamentalmente pública es curioso que cuando se quita la etiqueta política todas las comunidades tienen estrategias de colaboración público-privadas y, en muchos casos, son los condicionantes históricos quienes influyen en muchas decisiones. En el fondo un nivel del 20-30% de participación de lo privado está admitido por todos y no encuentran efectos adversos si no se sobrepasa la dosis

En este contexto surge la crisis actual que debe de ser el catalizador de cambios y ajustes que mejoren esa eficiencia y garanticen la sostenibilidad. Y aquí está el núcleo del debate. Partiendo de un diagnóstico bastante consensuado empieza a haber diferentes prioridades de líneas de actuación, pero con varios puntos de coincidencia.

Uno de ellas es considerar que la sanidad es un sector de conocimiento generador de empleo, con importante retorno económico y con potencial de poner en valor la eficiencia del sistema español como herramienta de aumentar la competitividad. Se ha criticado por diversos intervinientes los recortes salariales a los profesionales sanitarios y a los precios de los fármacos como medidas cortoplacistas que pueden generar desmotivación y desinversión. Por contra, se ha propuesto mejorar los sistemas para capitalizar el potencial investigador e innovador que hay en la sanidad española.

Se apuesta por las TIC como herramienta para tener unos sistemas de información interoperables y eficientes, para obtener unos análisis, evaluaciones y promover la incentivación basada en resultados de salud y para apoyar reingenierías de procesos que aumenten la eficiencia. Se han puesto ejemplos concretos de reducciones importantes de costes y de experiencias de nuevos modelos de servicio que ahondan en la movilidad y en solución a los problemas puntuales de profesionales, aunque también se han reclamado soluciones más homogéneas entre las Comunidades Autónomas.

Y por último se han esbozado propuestas de corresponsabilidad del ciudadano en el cuidado de su salud tanto con educación como con una revisión sosegada del modelo actual de copago y de cartera de servicios, así como el aprovechamiento de los profesionales sanitarios como cómplices de esta búsqueda de la eficiencia basada en la promoción de la salud y un consumo sanitario más consciente y moderado.

En conclusión, se vislumbra la necesidad de ajustes para acomodar los servicios a las nuevas demandas de los ciudadanos y al contexto económico actual y a medio-largo plazo, pero manteniendo los pilares básicos de un modelo con univerasalidad, equidad, calidad y razonable eficiencia.






About

Mi punto de vista desde mi posición en Oracle.

Los puntos de vista de este blog son míos y no necesariamente reflejan los de Oracle.

Search

Categories
Archives
« abril 2014
lunmarmiéjueviesábdom
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
    
       
Hoy