martes jun 10, 2008

El RFID en Sanidad despega con dificultad

Con un gran éxito de asistencia se desarrolló ayer una Jornada sobre Tecnología RFID: Retos y Tendencias. Mi poco renovada (en lo físico, me refiero) ETSIT de Madrid albergó esta sesión orientada a las aplicaciones del RFID en el ámbito de la salud. En ella se presentó el trabajo "Tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID): aplicaciones en el ámbito de la salud", realizado por Javier Portillo, Ana Belén Bermejo y Ana M. Bernardos con la colaboración de Iván Martínez. 

Para el que no haya podido asistir y esté interesado en los detalles, le adjunto un enlace al documento. Mi impresión es que cuando en 1999 el MIT y otros promotores nos adherimos a la iniciativa Auto-ID para promover estándares y arquitecturas de referencia para el Internet de las Cosas, se era más optimista de la cuenta en cuanto a plazos. Parecía que el EPC se iba a imponer rápidamente y anuncios como el que hizo Wal-Mart -para que sus 100 mayores proveedores trabajasen con RFID a nivel de palets para el 1 de enero del 2005- parecían darle el espaldarazo definitivo.

Los hechos han demostrado que alcanzar el punto de no-retorno no está siendo fácil, aunque el interés se mantiene. Pero barreras de coste de etiquetas, fiabilidad de lectura y, sobre todo, el seguir conviviendo con tecnologías maduras como el código de barras y el empezar a competir con otras emergentes como SAW, hacen que en vez de arrasar se termine consolidando como una tecnología más, con éxito en algunas áreas y desplazada por otras más eficaces en otras.

Según el estudio, las áreas con más futuro serán el seguimiento de productos farmacéuticos y de instrumental de alto valor, los sistemas de localización en tiempo real (RTLS) para pacientes y activos valiosos, seguimiento de equipamientos en alquiler, seguimiento de documentos y gestión de materiales peligrosos y residuos.

En la presentación se comentaron experiencias en producción en el ámbito de la logística y algunas (pocas) en el de sanidad, en donde la moda es la identificación de pacientes y objetos para tratar de evitar errores. Pero no hay una consolidación real, siendo, en casi todos los casos, experiencias piloto que aún no han avanzado de esa fase.

También se puso en la mesa que el éxito de estos proyectos no sólo está en la tecnología, sino en la aceptación por los usuarios, área donde hay camino que recorrer, ya que las encuestas dicen que las personas perciben el RFID como un ataque a su privacidad y no son muy conscientes de los potenciales beneficios que  podría haber.

Se destacó el importante papel que las pequeñas y medianas empresas pueden aportar para ofrecer soluciones personalizadas en las que se ponga más de manifiesto el valor de las soluciones. Las grandes estamos más para poner las infraestructuras o agregar componentes.

Por último quiero reseñar que es un tema por el que apuesta la Comisión Europea y se espera que en las cuarta y quinta convocatorias del VII Programa Marco se incluyan proyectos sobre el "Internet de las Cosas". Hay un servicio gratuito de alertas llamado Cordis al que uno se puede inscribir. Es una buena oportunidad para las pequeñas y medianas empresas de obtener financiación. La Plataforma Tecnológica Española de Comunicaciones Inalámbricas (eMOV), perteneciente a AETIC, también puede ser una herramienta para favorecer el nacimiento de proyectos en este área.



About

Mi punto de vista desde mi posición en Oracle.

Los puntos de vista de este blog son míos y no necesariamente reflejan los de Oracle.

Search

Categories
Archives
« abril 2014
lunmarmiéjueviesábdom
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
    
       
Hoy