Open Storage incorporará almacenamiento en estado sólido

Esta entrada es mi versión libre del blog de Jonathan Schwartz, CEO de Sun Microsystems, a quien recomiendo acceder para leer la versión original. La razón de hacer este post es compartir con los lectores en español los importantes anuncios que siguen al lanzamiento del Open Storage, por la capital importancia que tiene el almacenamiento y archivo en sectores tan consumidores de datos como la sanidad y la nueva educación.

Según la visión tradicional de los responsables de los centros de procesos de datos, sólo hay dos tipos de dispositivos de almacenamiento: los que han fallado y los que lo van a hacer. Y es que todos los discos fallan y los más baratos lo hacen antes.

Si el tiempo típico de fallos son cinco años, a nivel personal uno se puede manejar con copias de seguridad ocasionales. Pero si nos vamos a los servidores corporativos con cantidades de discos desde 100 a 100.000, los fallos son diarios. No lo dudemos, los discos fallan.

Y cuando fallan, entra el tema de la potencial pérdida de datos. Y no es lo mismo perder una cita (que ya es grave) que perder historiales y sufrir encima una gran multa por incumplimiento de la ley. En el caso de los datos clínicos de los pacientes, la custodia de datos ha de ser, simplemente,  perfecta

Esta es la razón por la que Sun inventó, hace ya varios años, una plataforma de almacenamiento llamada ZFS. ZFS parte de un importante axioma: un sistema fiable se tiene que construir sobre componentes no fiables. ZFS utiliza ciclos sobrantes de computación para realizar constantes chequeos de integridad, evitando corrupciones ocultas.  Con ZFS los usuarios pueden usar los discos y sistemas más sencillos con una excepcional integridad de datos, proporcionando una importante reducción de costes y complejidad.

Pero hay una nueva opción en escena, conocida por todos ya que la usamos en teléfonos móviles, PDA, cámaras, etc: las memorias flash. Las memorias flash son muy rápidas leyendo y escribiendo, como las memorias DRAM de los ordenadores. Su precio está entre medias de las memorias DRAM y los discos. Pero, a diferencia de otras tecnologías, las flash no necesitan alimentación para conservar los datos. Y con el incesante incremento del coste de la energía, mantener 10.000 discos rotando a muchas rpm puede costar tanto como el mismo precio de los dispositivos. El coste energético ha pasado a  ser un factor dominante en las decisiones de hardware de gran escala. En este contexto, las flash llegan para hacer un cambio perturbador.

Históricamente ha habido dos grandes barreras para el uso de las flash a nivel empresarial. La primera es el coste. El precio por Gigabyte de un flash es mayor que el del correspondiente en disco. Pero entre el descenso de precios de las flash y el encarecimiento del coste de la electricidad, el coste por gigabyte disponible en una flash está bajando rápidamente. Aunque el coste de un gigabyte en disco físico es menor que el de una flash, el tiempo de acceso para lectura o grabación de este gigabyte desde una flash es, al menos, de un orden de magnitud menor, por lo que el coste por gigabyte servido es excepcionalmente bajo.

Pero incorporar simplemente una flash como un nivel de almacenamiento más no aporta gran valor, ya que añade nuevos costes y complejidad. El paradigma que cambia el panorama es cuando la flash es completamente transparente para el usuario y el operador al mismo tiempo, sin conmutaciones ni costes operacionales. Y esto es lo que hacemos con ZFS. ZFS incorporará la flash en la jerarquía de memoria de los sistemas en explotación, usando la cache del microprocesador para las tareas más sensibles al rendimiento, DRAM para las siguientes, luego flash, luego disco y, por último, cinta magnética.

ZFS permitirá a la flash unirse a la DRAM y a los discos convencionales para formar una plataforma híbrida para conseguir los mejores precios, rendimiento y eficiencia energética. Simplemente, nuestros servidores y almacenamiento irán enórmemente rápidos, sin necesidades de hacer una actualización del microprocesador. Añadir una flash será como añadir memoria DRAM, que, una vez instalada, no es necesaria nueva administración, simplemente hay más capacidad.

Esta es una de las razones para estar emocionado: el coste por gigabye servido ( el coste operacional total del almacenamiento) cae en picado al incorporar la flash en la mezcla, en especial para aplicaciones intensivas en datos (como MySQL, Postgres, Oracle o SQL Server).  Partiendo de un adecuado diseño, las flash tienen el potencial de ofrecer mejoras de varios órdenes de magnitud en coste y prestaciones y, con la inminente llegada de la plataforma de base del virtualizador Sun XVM, se pueden exportar estos beneficios a otros sistemas operativos instalados sobre xVM, es decir, instalando sobre xVM una instancia de Windows, éste se puede beneficiar de las mejoras de ZFS+ flash.

La segunda barrera tiene que ver con el deterioro por escrituras de las flash. Aunque se puede leer un flash infinitas veces sin problema, grabar en una flash varios cientos de miles de veces puede degradarla.  Para una cámara no es problema, ya que es casi imposible hacer 500.000 fotos, pero en una solución empresarial ¿qué hacer?.

ZFS trata a la flash como a cualquier otro dispositivo de almacenamiento -recordemos que todos fallan- y gestiona la integridad de los datos sea cual sea la causa del problema. Cada vez mas sofisticados algoritmos de gestión del nivel de deterioro permiten maximizar la vida útil de las flash. El resumen es que con ZFS al timón, el deterioro de las flash no es un problema, aunque tanto las flash como los discos tienen límites.

Estas son las premisas que fundamentan la estrategia de Sun de Open Storage. Estamos integrando ZFS, memorias flash y algunas otras innovaciones excepcionales en hardware/silicio para ofrecer sistemas de almacenamiento y servidores de altas prestaciones, bajo consumo y uso general, acelerando cualquier software que se ejecute sobre nuestros sistemas Sparc o x86. En concreto, los usuarios de MySQL lo verán como un turboacelerador. Y por una fracción del coste de una solución NAS convencional. Nuestros primeros sistemas con flash estarán en el mercado hacia final de este año.

En línea con nuestra estrategia, ZFS y todo el software involucrado será gratis sin soporte comercial en el tradicional modelo Open Source (OpenSolaris, ZFS, MySQL y Postgress se pueden conseguir en este enlace) y hay versión también para Mac OSX.

Nuestros ingresos vendrán de aquellas empresas que quieran un soporte profesional de Sun para despliegues de misión crítica. En el lado del hardware, estamos impulsando una estrategia de prueba antes de la compra, por la que los clientes o nuestros socios de negocio pueden solicitar uno de nuestros sistemas para probar sin compromiso durante 60 días. Si le convence, lo compra. Si no, nos hacemos cargo de él.

Si lo anterior no lo hace obvio, es interesante dejar constancia de que la visión de Sun es que, dado que los precios de la energía continúan subiendo y los de las flash cayendo en picado, la combinación de flash, ZFS  e la innovación real de sistemas en base a ello tendrán un impacto en las economías de los centros de datos mayor que la virtualización.





Comentarios:

Enviar un comentario:
Los comentarios han sido deshabilitados.
About

Mi punto de vista desde mi posición en Oracle.

Los puntos de vista de este blog son míos y no necesariamente reflejan los de Oracle.

Search

Categories
Archives
« abril 2014
lunmarmiéjueviesábdom
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
    
       
Hoy