La inversión en tecnologías: una cuestión de eficiencia

En los atribulados tiempos en los que nos encontramos, es necesario recordar algo que es realmente evidente -tanto que no debería necesitar demostración alguna-, pero que con frecuencia se deja arrinconado en el cómodo olvido: invertir no es gastar. La diferencia esencial es que el gasto se traduce en una simple y llana reducción de fondos -independientemente de los beneficios personales y sociales que se puedan obtener-, mientras que de la inversión se espera un retorno (ROI). Cuánto retorno es, sin duda, la clave para poder optar por hacer una inversión en un momento determinado. Por ello es importante cuantificarlo en la medida de lo posible. La Cámara de Comercio Americana (Amcham), de la que Oracle forma parte, acaba de publicar un informe en que se hace una buena aproximación a cuánto se podría ahorrar el Estado con una adecuada política de inversión tecnológica: 10.000 millones de euros.

El informe: "La economía digital, clave para retomar el crecimiento" (y sus anexos) presenta las propuestas de AmChamSpain para el desarrollo de la economía digital como clave para retomar el crecimiento económico, a partir de los ejes de la e-eficiencia, la colaboración público-privada, las ciudades inteligentes, la e-sanidad, la salvaguarda de la privacidad y la implantación de las TICs en las pymes.

Creo que es imprescindible llamar la atención sobre el primero de los puntos, el de la e-eficiencia, puesto que el informe contiene alguna que otra información crítica. Destaco el siguiente pasaje:

Los  programas para potenciar la interoperabilidad entre administraciones no han dado sus frutos y sigue habiendo una falta total de racionalización y consolidación de  los  recursos.  Según el  último informe Reina "Existen más de 800 unidades informáticas en la AGE [Administración General del Estado]", sin embargo, la utilización media de los recursos es del 27% en el sector público frente al 75% en el privado.  

Pues eso: existe una gran capacidad instalada, escasamente utilizada por funcionar la administración en silos estancos, con escasa colaboración interdepartamental. Todo ello se puede solucionar con una adecuada política de inversión tendente a consolidar los recursos con tecnologías más avanzadas (que permiten y facilitan consolidar y compartir recursos tecnológicos, dados los altísimos rendimientos que se pueden conseguir al día de hoy).

En resumen, de lo que se trata es de invertir, no de gastar, para conseguir hacer más con menos. Yo no he hecho un estudio particular del tema, y es algo que dejo con gusto a los estudiosos de las escuelas de negocios y a los directores financieros de las instituciones, pero teniendo en cuenta la experiencia en los proyectos de empresas privadas, creo que está claro que las inversiones de capital (CAPEX), necesarias para enfrentar esta situación de falta de eficiencia, pueden ser compensadas sobradamente con la esperable reducción de costes operativos (OPEX). Y si se puede pagar el CAPEX con la reducción de OPEX, no hay razón alguna para no emprender esta ruta.

Comentarios:

Buen artículo, Fabián: totally agree.

Looking forward to the next one.

Enviado por Pablo Moreno en mayo 28, 2012 a las 10:39 AM CEST #

Enviar un comentario:
  • Sintaxis HTML: Deshabilitado
About

Este blog es un canal de comunicación no formal entre profesionales de Oracle España, clientes, partners, periodistas, desarrolladores y, en general, cualquier colectivo interesado en nuestra compañía. Las opiniones expresadas en este blog pertenecen a sus autores y no reflejan necesariamente la opinión oficial de Oracle.

Search

Archives
« abril 2014
lunmarmiéjueviesábdom
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
    
       
Hoy